No hay herencia sin Paternidad

Herederos-del-Reino-No-hay-herencia-sin-paternidad

Esta nota es el primer capítulo de la serie Herederos del Reino de los Cielos, dicha serie se compone de 7 capítulos los cuales estarán disponibles desde este Blog. La Biblia dice que somos herederos del Señor sin embargo a pesar de serlo no pensamos ni vivimos como herederos, estas enseñanzas tienen por objetivo dar a conocer el carácter de un heredero de Dios.

Capítulo 1. No hay herencia sin Paternidad.

Romanos 8:17 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.

El versículo anterior marca muy claramente como los hijos de Dios, tenemos derecho a recibir una herencia. También habla acerca de padecer juntamente con Cristo, y esto se refiere a padecer en cumplimiento de la voluntad de Dios.

Ser obedientes a la voluntad de Dios es lo que nos da el derecho a recibir nuestra herencia.

¿Cuál es la condición para ser llamados hijo de Dios?

Juan 1:12 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

12 Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;

La palabra potestad es sinónimo de derecho, aquí nos menciona que a quienes reciban a Cristo en su corazón les da el derecho de ser llamados hijos de Dios.

Al momento de confesar a Cristo como nuestro señor y salvador, ocurre un cambio en nuestro espíritu ya que este recibe el espíritu de adopción por lo cual pasamos a tener todos los derechos y responsabilidades de un hijo de Dios. Esto se describe en:

Romanos 8:15-17 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

15 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: !!Abba, Padre! 16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.

Para entender un poco sobre la paternidad de Dios veremos algunos versículos de la parábola del hijo prodigo que se narra en Lucas 15:11-32

Lucas 15:11-16 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

11 También dijo: Un hombre tenía dos hijos; 12 y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes. 13 No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente. 14 Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle.
15 Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos. 16 Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba. 17 Y volviendo en sí, dijo: !!Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!

En estos versículos leemos como el hijo menor, le pide a su padre los bienes que le corresponden y este se va a un lugar apartado, vemos como malgasto todo y entro en una situación de pobreza.

Aquí vemos el primer punto importante, lejos de la Paternidad de Dios solo hay sufrimiento y escasez, lejos de tu casa solo encontraras problemas.

Esto lo dice claramente en el versículo 17 cuando el joven recapacita por obra del Espíritu Santo y dice en casa de mi Padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre.

En casa de nuestro Padre celestial hay abundancia de pan para saciar el hambre y cualquier necesidad.

Lucas 15:18-22 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

18Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. 19 Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros. 20 Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó. 21 Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo. 22 Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies.

El hijo movido al arrepentimiento, decide volver con su Padre y este al verlo se alegra, lo recibe y le entrega tres cosas:

  1. Viste a su hijo con el mejor vestido. Esto nos habla de santidad, de una limpieza que su Padre trae sobre su hijo, habla de que somos despojados de nuestra vieja manera de vivir (Efesios 4:22), para ahora vivir como nuestro Padre quiere.
  2. Le entrega un anillo. Este representa autoridad sobre todas las cosas del Padre y una marca que indica que él es Hijo.
  3. Calza sus pies. Cubre su camino, cubre su andar. Los pies representan el alma, esa alma que siempre está en contacto con la inmundicia, con el polvo. Pero ese calzado esa cobertura le ayudara a no dejarse contaminar por los engaños de este mundo.

Como observamos el deseo del Padre es darle esa herencia a sus hijos, pero el diablo siempre ha querido destruir la identidad de hijos en nosotros, para que no podamos tomar de esa Herencia. El trabajo del diablo es robar, matar y destruir. Robar tu Herencia, matar los sueños de Dios en ti y destruir la identidad como hijo o hija de Dios. Porque él sabe que sin esto, no podrás sentirte hijo ni mucho menos tomar tu Herencia.

Hay gente que aun dentro de las iglesias no se sienten parte de ellas, no se sienten hijos, y dejan que las mentiras del diablo, les impidan tomar su herencia. Algo así le paso al hermano del hijo prodigo veamos los versículos 29,30 y 31 de Lucas 15

Lucas 15:29-31 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

29 Más él, respondiendo, dijo al padre: He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos. 30 Pero cuando vino este tu hijo, que ha consumido tus bienes con rameras, has hecho matar para él el becerro gordo. 31 Él entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas.

Aquí vemos como el hermano del hijo prodigo fue cegado por la envidia y por el orgullo. Me lo imagino reclamándole a su padre: “¿Porqué a él si lo consientes y a mí no?”, entonces este cegado por su orgullo se olvido de la gracia y empieza a comparar sus acciones con las de su hermano.

La condición de una persona orgullosa es de ceguera ante las bendiciones del Señor.

La respuesta que le da su Padre en el versículo 31 es contundente.

Le dijo: “Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas”.

Pero él en su orgullo no podía ver esa condición y por lo tanto no podía pedir lo que le corresponde por herencia. Algo que me impacta de estos versículos es que en el versículo 29 el hermano del hijo prodigo se dice a sí mismo como siervo y obediente.

Lucas 15:29 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

29 Más él, respondiendo, dijo al padre: He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos.

Si nos saltamos el reclamo que le hace a su padre y vemos el versículo 30, encontraremos una verdad muy contundente.

Lucas 15:30 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

31 Él entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas.

La condición del hijo que sirve y del hijo obediente, es que el Señor siempre va a estar con él y que todas sus cosas son suyas.
Quizás la pregunta sea: ¿Cuáles son las cosas de nuestro Padre? Jesús nos lo dijo al concluir la oración del Padre nuestro en

Mateo 6:13 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

…..porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.

De nuestro Padre es el Reino, el poder, la gloria y la eternidad. Esto es lo que comparte nuestro Señor con sus hijos obedientes y que le sirven.

Para poder tomar estas bendiciones tenemos que ver al Señor como Padre y para lograrlos solo hay una manera, se llama Jesús. Los verdaderos hijos siguen a Jesús. Esto se confirma en la siguiente escritura.

Juan 14:6 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

Nadie viene al Padre, sino por mí. Esta es una verdad muy contundente porque solo Jesús es camino para ver a Dios como padre, solo Jesús nos lleva a ser hijos.

Hay una verdad muy tremenda Dios dio a su Hijo porque quiere tener hijos, el Señor nuestro Dios quiere tener Herederos,
Un Reino inconmovible esa es nuestra herencia.

Hebreos 12:28 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

28 Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia;

Es un hecho que no hay herencia si Paternidad.

Romanos 8:17 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, …….

 

Be the first to comment on "No hay herencia sin Paternidad"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*