La provisión de la Unción

Unción

 

La Biblia nos habla en muchas ocasión que el Señor es nuestro proveedor, y que nada nos faltará, sin embargo muchas veces pensamos que esa provisión solo aplica a lo material, a través de esta enseñanza el Señor nos habla que hay una provisión que se nos da también en lo espiritual.

Esa provisión esta en la unción.

Veamos la siguiente escritura.

2 Reyes 4:1-7 Nueva Versión Internacional (NVI)

El aceite de la viuda

1La viuda de un miembro de la comunidad de los profetas le suplicó a Eliseo:
―Mi esposo, su servidor, ha muerto, y usted sabe que él era fiel[a] al Señor. Ahora resulta que el hombre con quien estamos endeudados ha venido para llevarse a mis dos hijos como esclavos.
2 ―¿Y qué puedo hacer por ti? —le preguntó Eliseo—. Dime, ¿qué tienes en casa?
―Su servidora no tiene nada en casa —le respondió—, excepto un poco de aceite.
3 Eliseo le ordenó:
―Sal y pide a tus vecinos que te presten sus vasijas; consigue todas las que puedas. 4 Luego entra en la casa con tus hijos y cierra la puerta. Echa aceite en todas las vasijas y, a medida que las llenes, ponlas aparte.
5 En seguida la mujer dejó a Eliseo y se fue. Luego se encerró con sus hijos y empezó a llenar las vasijas que ellos le pasaban. 6 Cuando ya todas estuvieron llenas, ella le pidió a uno de sus hijos que le pasara otra más, y él respondió: «Ya no hay». En ese momento se acabó el aceite.
7 La mujer fue y se lo contó al hombre de Dios, quien le mandó: «Ahora ve a vender el aceite, y paga tus deudas. Con el dinero que te sobre, podrán vivir tú y tus hijos».

En los primeros 2 versículos vemos que la esposa de un siervo del Señor, va a pedir consejo a Eliseo porque su marido ha muerto y se encontraban en problemas financieros.

Ella le declara, no tengo nada en casa solo un poco de aceite, en otras palabras le dijo no tengo nada solo tengo unción. Esta escritura nos muestra lo siguiente:

En la casa del siervo hay unción.

Por eso es importante servir al Señor, porque el nos bendice, el nos paga con unción.

 

1. ¿Qué es la unción?

La unción es un símbolo de la presencia y del poder de Dios en alguien. La unción por lo general se representa con el Aceite de Oliva.

¿Qué hace la unción?

Cuando se ungía a alguien se hacía con el propósito de sanarla, apartarla o embalsamarla (prepararla para la sepultura). La unción es una señal de honra de parte de Dios.

¿A quienes se ungía?

A los sacerdotes y a los reyes como señal de la designación oficial al cargo y como símbolo de poder de Dios sobre ellos. Un símbolo del Espíritu Santo sobre ellos.

¿Cómo se obtiene la unción hoy en día?

  • Buscando a Dios.
  • Honrando a Dios, su Palabra y las autoridades.
  •  A través de la adoración y el servir a Dios.

 

2. La unción viene por la honra.

Volviendo a nuestro pasaje central vemos como la viuda honra al profeta al ir a pedir consejo y obedecerlo.

Jueces 9:9 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

9 Mas el olivo respondió: ¿He de dejar mi aceite, con el cual en mí se honra a Dios y a los hombres, para ir a ser grande sobre los árboles?

La honra nos da autoridad, nos da respeto.

Salmos 133Reina-Valera 1960 (RVR1960)

La bienaventuranza del amor fraternal Cántico gradual; de David.
133 !!Mirad cuán bueno y cuán delicioso es Habitar los hermanos juntos en armonía!
2 Es como el buen óleo sobre la cabeza, El cual desciende sobre la barba,
La barba de Aarón, Y baja hasta el borde de sus vestiduras;
3 Como el rocío de Hermón, Que desciende sobre los montes de Sion;
Porque allí envía Jehová bendición, Y vida eterna.
El aceite viene de la cabeza, viene del líder del Pastor.

Aquí vemos como la unción desciende por la cabeza, esto es por la autoridad y baja por la barba y el borde de las vestiduras.

En alguna ocasión cuando estaba terminando de bañarme, se me vino a la mente que debía secarme muy bien la cabeza para que ya no siga escurriendo agua y me pueda secar mejor, fue en ese momento que el Señor me hablo y me dijo que así muchos tenían su cabeza seca por falta de honra a la autoridad y en consecuencia la unción no desciende en ellos.

 

3. La unidad también trae unción.

En la escritura anterior vemos como el salmista compara el que los hermanos estén juntos en armonía, como el bueno oleo, el buen aceite, la unción.

En nuestro pasaje principal vemos en el versículo

2 Reyes 4:4-5 Nueva Versión Internacional (NVI)

4 Luego entra en la casa con tus hijos y cierra la puerta. Echa aceite en todas las vasijas y, a medida que las llenes, ponlas aparte. 5 En seguida la mujer dejó a Eliseo y se fue. Luego se encerró con sus hijos y empezó a llenar las vasijas que ellos le pasaban.

El Profeta le ordena a la viuda buscar al Señor en unidad con sus hijos, porque ahí es donde fluye la unción, en la unidad. Y aquí la escritura nos habla de una unidad familiar.

Una iglesia unidad es uno de los grandes anhelos del Señor y algo que late muy intensamente en nuestro Pastor Agustín Cordero.

Una iglesia dividida es débil y una iglesia unida es fuerte.

 

4. El aceite no para de fluir.

2 Reyes 4:5-6 NVI
5 En seguida la mujer dejó a Eliseo y se fue. Luego se encerró con sus hijos y empezó a llenar las vasijas que ellos le pasaban. 6 Cuando ya todas estuvieron llenas, ella le pidió a uno de sus hijos que le pasara otra más, y él respondió: «Ya no hay». En ese momento se acabó el aceite.

La vacías vacías tienen un significado muy amplio, uno de ellos es que representan a las almas sin Dios a las cuales tenemos que servir para que sean llenas del Señor.

Otro significado y que es el que te quiero compartir es que las vasijas vacías son las expectativas que ponemos en la presencia del Señor, para que Él las llene de su unción.
En otras palabras se refiere a la fe, se refiere a la esperanza, cuando yo dejo de creer, cuando yo dejo de esperar el aceite se va a acabar. No importa cuanto el Señor nos de siempre tenemos que seguir esperando algo de Él para que el aceite no cese.
La vasija vacía es la esperanza que pones en la presencia del Señor.
¿Qué es lo que estas esperando? ¿Cuál es tu expectativa en esta mañana? ¿Cuál es tu necesidad?

Deposita la vasija vacía (expectativa) en la presencia del Señor para que Él la llene.

 

5. La unción de Dios trae libertad y prosperidad económica.

2 Reyes 4:7 NVI

7 La mujer fue y se lo contó al hombre de Dios, quien le mandó: «Ahora ve a vender el aceite, y paga tus deudas. Con el dinero que te sobre, podrán vivir tú y tus hijos».

La unción de Dios trae prosperidad económica y prosperidad en todas la áreas de nuestra vida.

Hoy hay unción sobre tu vida porque vienes a buscar al Señor, hay unción sobre los que sirven al Señor, hay unción sobre los que lo honran. Y esa unción pudre los yugos, los yugos que nos esclavizan entre ellos las deudas, como le pasaba a la viuda, pero la unción de Dios vino para liberarla y traerle prosperidad.

Isaías 10:27 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

27 Acontecerá en aquel tiempo que su carga será quitada de tu hombro, y su yugo de tu cerviz, y el yugo se pudrirá a causa de la unción.

La unción es la riqueza del cielo mira lo que dice:

Lucas 16:10-11 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

10 El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto. 11 Pues si en las riquezas injustas no fuisteis fieles, ¿quién os confiará lo verdadero?

¿Qué es lo verdadero? la unción es lo verdadero, mira lo que dice:

1 Juan 2:27 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

27 Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él.

Esta es una enseñanza del Apostol Isidro Galindo.

Mi hermano, mi hermana diezmar y ofrendar también traen unción.

 

6. La unción abre los cielos.

Lucas 3:21-23 Reina-Valera 1960 (RVR1960) El bautismo de Jesús

21 Aconteció que cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado; y orando, el cielo se abrió, 22 y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal, como paloma, y vino una voz del cielo que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia.

Cuando Jesús fue ungido se abrieron los cielos. La unción es el Espíritu Santo en nosotros.

 

7. La clave de la provisión está en pedir al Espíritu Santo en nosotros (La unción).

Lucas 11:9-13Reina-Valera 1960 (RVR1960)

9 Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.
10 Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. 11 ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente? 12 ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? 13 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?

En esta escritura podemos ver algo interesante porque Jesús ejemplifica el pedir al padre terrenal pan , pescado y huevo, todo esto se refiere a alimento, a algo que necesitamos para vivir. Pero, aparentemente, el consejo de Jesús, no tiene relación con lo anterior porque el les habla del Espíritu Santo.

¿Qué tiene que ver el Espíritu Santo con la comida?

Lo que Jesús nos esta dando a entender que si pedimos al Espíritu Santo el nos proveerá todas las cosas que necesitemos, esto nos lo confirma con la siguiente escritura:

Mateo 6:33 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

La clave de la provisión está en pedir al Padre que nos de su Espíritu Santo.

 

8. En los últimos tiempos Debemos mantener el enfoque, en tener aceite, en tener al Espiritu Santo.

Mateo 25 Reina-Valera 1960 (RVR1960) Parábola de las diez vírgenes

25 Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo. 2 Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas. 3 Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite;4 mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas. 5 Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron. 6 Y a la medianoche se oyó un clamor: !!Aquí viene el esposo; salid a recibirle! 7 Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas. 8 Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan. 9 Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas. 10 Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta. 11 Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: !!Señor, señor, ábrenos! 12 Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. 13 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.

¿Cuál era la diferencia entre las insensatas y las prudentes?

El aceite.

Las insensatas iban a la iglesia pero no buscaban al Señor, no honraban, no servían en la iglesia, no buscaban la unidad, no tenían fe, por tanto estaban sin aceite.

Las prudentes buscaban al Señor, honraban a sus autoridades, servían en la iglesia, buscaban la unidad, mantenían su fe, por tanto tenían una provisión de aceite.

Dios viene por una iglesia que tenga aceite en su lampara, Dios viene por una iglesia con unción y Dios viene por una iglesia llena del Espíritu Santo.

Be the first to comment on "La provisión de la Unción"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*