Dejando atrás el pasado.

Dejando-atras-el-pasado

El Señor nos habla en muchas ocasiones a través de su palabra invitándonos a dejar el pasado y caminar hacia el frente, inclusive los buenos momentos del pasado pueden convertirse en un obstáculo para la meta a donde Dios nos quiere llevar, en muchas ocasiones lo bueno se convierte en enemigo de lo mejor. El apóstol Pablo le escribió a los Filipenses lo siguiente:

Filipenses 3:13-14 (RVR1960)

13 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14 prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Olvidando lo que se quedó atrás y siguiendo hacia meta, muchas veces nos estancamos porque nos quedamos viendo al pasado a veces extrañando los buenos momentos, a veces recriminándonos por los malos.

El Señor es muy claro y nos dice:

Isaías 43:18-19 (NTV)
18 »Pero olvida todo eso; no es nada comparado con lo que voy a hacer. 19 Pues estoy a punto de hacer algo nuevo. ¡Mira, ya he comenzado! ¿No lo ves? Haré un camino a través del desierto; crearé ríos en la tierra árida y baldía.

Mirar hacia el frente buscando al Señor, nos llevará siempre a ver algo nuevo de parte de su mano, llama la atención que la escritura anterior dice: ¡Mira, ya he comenzado! ¿No lo ves? , se refiere a esas señales que Dios nos da, de que el esta llevándonos a algo nuevo, sin embargo cuando dice ¿No lo ves? es porque el sabe que seguimos viendo el pasado, seguimos con la mirada puesta atrás cuando lo mejor de Dios siempre va a estar al frente. Otra traducción de esta misma escritura nos dice:

Isaías 43:18-19 TLA
18 Y ahora, Dios le dice a su pueblo: «No recuerden ni piensen más en las cosas del pasado.19 Yo voy a hacer algo nuevo, y ya he empezado a hacerlo. Estoy abriendo un camino en el desierto y haré brotar ríos en la tierra seca.

Es muy claro para empezar a ver lo nuevo que Dios esta haciendo en nuestras vidas es urgente que No recordemos, ni pensemos en las cosas del pasado. Podemos concluir dos cosas:

  • Vivir en el pasado es estar condenado a la derrota.
  • Vivir en el pasado nubla nuestra visión.

Para ver lo nuevo de Dios necesitamos corregir nuestra visión.

Proverbios 29:18 (NVI)
18 Donde no hay visión, el pueblo se extravía;¡dichosos los que son obedientes a la ley!

Donde no hay visión el pueblo se pierde, la visión siempre esta al frente, cuando el Señor nos creo no nos puso lo ojos atrás de nuestra cabeza, los puso al frente para que siempre podamos ir hacia adelante. El Señor también nos dice:

Joel 2:28 (RVR1960)
28 Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.

Hay algo muy interesante que hace el Señor, esto nos lo habló a través de profeta Joel, en donde el dice que derramara de su Espíritu sobre toda carne y entonces habrán profecías, sueños y visiones.

Las profecías, los sueños y las visiones tienen algo en común que todos hablan de algo que esta por suceder, algo que esta al frente, algo que esta adelante. Esta palabra no dice y derramaré de mi Espíritu y tendrás recuerdos, ¡No!, la palabra dice derramaré de mi Espíritu para llevarte hacia adelante, por eso habla de profecías, de visiones y de sueños.

Es increíble que el Señor haga esto y nos de su Santo Espíritu para lograrlo.

 ¿Por qué el Señor quiere llevarnos hacia al Frente?

La respuesta es para llevarnos a tener esperanza, algo que esperar de parte de Él, en otras palabras para llevarnos a tener Fe y con ella alcanzar sus promesas.

Hebreos 11 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
11 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

La fe nunca tiene que ver con lo que tenemos o tuvimos, la fe siempre tiene que ver con lo que estamos esperando, con lo que esta al frente. La fe siempre nos ayuda a alcanzar las bendiciones del Señor, una vez que nos llegan lo que el Señor espera es que tengamos gratitud, sin embargo necesitamos volver a poner nuestra fe en lo que aun no tenemos, en lo que aun no han visto nuestros ojos naturales, en eso se agrada el Señor.

Para saber cómo esta nuestra fe tenemos que hacernos dos preguntas ¿Qué estoy esperando? y ¿En qué estoy convencido?

Por ejemplo puedo estar esperando que las deudas me consuman, o puedo esta esperando que el Señor me lleve a cubrir mis deudas y tener prosperidad. Puedo pensar que la enfermedad me esta acabando o bien puedo esperar a que el me sane, eso se le llama esperanza.

Sin importar la situación que estemos viviendo nos urge orar al Señor y decir derrama de tu Santo Espíritu sobre mi, dame profecía, dame sueños, dame visiones, dame algo que yo pueda esperar de ti Señor. Hoy dejo el pasado y camino hacia tu futuro, espero en ti y espero lo mejor, llévame a ver cumplidas todas tus promesas. Amén.

 

Be the first to comment on "Dejando atrás el pasado."

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*